Sábado, Dezembro 4, 2021

El reto de un nuevo modelo energético

Belén Rodrigo*, Prémio

España, al igual que el resto de Europa, está inmersa en un cambio de modelo energético que le permita alcanzar la neutralidad climática en 2050. Se trata de un gran reto, pero a su vez de una gran oportunidad para un país sin combustibles fósiles que ha tenido que importarlos. Sin embargo, en los recursos renovables que se están revelando como los ganadores en la competitividad para las próximas décadas, España está mejor situada que muchos de sus socios. No tiene recursos fósiles, pero sí mucho sol y viento.

El rumbo de este cambio de modelo está marcado por los dos horizontes que se establecieron a nivel europeo: el 2030 y el 2050. En el ámbito de la descarbonización del sistema eléctrico, el objetivo es ambicioso. Se pretende que el 74% de la electricidad sea renovable en 2030, las 3/4 partes, a base de energía fotovoltaica y eólica, dos tecnologías y recursos donde España es muy competitiva. No obstante, implica dificultades técnicas porque necesita sistemas de almacenamiento de ciclo diario como las baterías y sistemas de almacenamiento de ciclo más largo como los sistemas hidroeléctricos regulables o aumentar las interconexiones para compensar la variabilidad de la producción renovable en unas zonas de Europa respecto de otras. Las tecnologías van a hacer que el coste medio del parque de generación eléctrica español sea más bajo que el coste medio de sus competidores europeos.

Pero para conseguir los objetivos trazados hacen falta también inversiones en eficiencia energética. Una de las tareas pendientes es aumentar la electrificación de los consumos energéticos. No es posible avanzar en la descarbonización total si la electricidad sigue representando el 25% de su consumo de energía. Por eso debe ganar peso en el transporte, en la actividad industrial y en los sistemas de calor y frío en los edificios. De lo contrario, será difícil descarbonizar estos sectores en los que los combustibles fósiles están fuertemente instalados. Además, se une el problema de la ya referida mala interconexión. La Península Ibérica sigue siendo una isla eléctrica y su grado de interconexión con el sistema europeo es muy inferior al del resto de países de la Unión Europea, lo que le impide acceder en igualdad de condiciones a los beneficios de las interconexiones eléctricas.

Los fondos Next Generation EU se plantean como pieza clave en la transición energética ya que el plan de recuperación trazado por el Gobierno español dedica el 40% de los fondos a la transición energética, rehabilitación de viviendas, red de recargas de vehículos y autoconsumo, entre otros campos. Se espera que estos fondos aceleren la adopción de tecnologías de transición energética que no han alcanzado aún su nivel de plena competitividad y que con estas ayudas pueden ya ser rentables y comenzar a implantarse. Por ejemplo, el hidrógeno verde o el almacenamiento con baterías. Unos fondos que ayudarán a llevar las tecnologías verdes a los clientes y atraer la inversión privada hacia esta transición.

En el camino, España se ha encontrado con una inesperada subida del precio de la luz en el mercado mayorista que en varios días ha superado los 200 euros MWh. Si bien es un aumento coyuntural, causado sobre todo por los derechos de emisión de CO2 y el elevado precio del gas, invita a reducir nuestra dependencia a ambos factores. “Faltan años en los que el gas seguirá jugando un papel fundamental en el sector eléctrico. Si queremos reducir su impacto en los precios debemos optar por otro modelo de mercado. Hace falta una reforma estructural del sector eléctrico porque vemos lo vulnerables que somos a la subida del precio del gas”, indica Natalia Fabra, catedrática en el departamento de Economía de la Universidad Carlos III.

Mientras el Gobierno español ha tomado sus propias medidas para minimizar el efecto de esta subida en los consumidores (tiene una de las facturas más elevadas por la fuerte carga fiscal), ha pedido también a Bruselas que tome cartas sobre el asunto con la construcción de reservas estratégicas. “La autonomía estratégica de Europa es incompatible con el nivel de exposición actual a las fluctuaciones de los mercados internacionales de energía. Ya lo hemos hecho con bastante éxito para obtener vacunas y deberíamos reproducir este modelo en otros campos estratégicos como este” indica el documento remitido a Bruselas.

No podemos olvidar que el sistema eléctrico tiene una gran inercia, con muchas inversiones en activos existentes que marcan la forma de producir y de consumir la energía para las próximas décadas. De ahí que los expertos pidan que se trabaje con mucha anticipación para renovar la forma de producir energía e ir cambiando nuestra forma de consumir. 

*Texto escrito na língua de origem do autor

Partilhe este artigo:

Artigo anteriorSair da Crise
Próximo artigoMais coesos
- Advertisement -
- Advertisement -

Artigos recentes | Recent articles

“Sem o esforço dos privados, o Estado Português não teria conseguido fazer frente à pandemia”

Em entrevista à PRÉMIO, José Germano de Sousa, patologista clínico e presidente do Centro de Medicina Laboratorial Germano de Sousa, falou-nos do seu percurso enquanto médico, passando pelo cargo de Bastonário e do crescimento da sua rede de laboratórios, que se posicionam em termos de análises na área da patologia clínica como o principal ‘player’ nacional do sector, sendo actualmente responsáveis por cerca de 15 a 16% dos testes Covid que se realizam em Portugal.

Tal&Qual: ponto final, parágrafo…

José Paulo Fernandes Fafe, Antigo jornalista, accionista maioritário da empresa proprietária do "Tal&Qual"

“Honne to Tatemae”

Sónia Ito, Arqueóloga e Professora

Mais na Prémio

More at Prémio

- Advertisement -